lunes, 20 de febrero de 2012

Que alguien compre el reloj de arena.

Y en un momento todo ocurrió. Creo que el eclipse de su sonrisa nubló mi reloj de sol. A sido ella, lo ha roto. Culpable diría el juez, pues no proyecta sombra. La vida sigue pero el tiempo se paró.

Fdo:Udanimo

No hay comentarios:

Publicar un comentario