lunes, 27 de febrero de 2012

Bitácora del ángel caído

Allí en la esquina, cerca de las vías vacías, en medio de la calle y lejos del ruido. Nadie miraba y todo estaba esperando a ver como nos fundíamos. Tu me lo estabas pidiendo con tus ojos, yo que te acercases, solo que dieses ese pequeño paso que nos separaba y sabía que podías hacerlo. Tanto tiempo allí esperando como tontos, los dos esperando a que el otro lanzase el certero dardo. Ya por aquel entonces en nuestra radio había ruido, pero solo era cuestión de resintonizarlo.

Estábamos en igualdad de oportunidades y a semejanza de fallos. Que tremenda desgracia el no poder desequilibrar la balanza. Que pequeña migraña levantaron las palabras. Fue ahí cuando al ver que no te acercabas, cuando al ver que en el fondo no me aceptabas, decidí sentarme y bajar del cielo donde me tenias encumbrado.

Aquello estaba muy alto y la caída causaría numerosos estragos. Todavía tenía la escalera sanos todos sus peldaños. Malditos culpables que no nos dejaron. Malicia en ganas y querer contaminado.

Porqué cuando todo estaba arruinado nos empeñamos en desempañar el daño. Decidir no subir y tampoco dejarme a un suelo pisarlo. Trampa del futuro construida con pasado, escondida entre follaje otoñal de parches de Oxígeno primitivo, azufre ardiente como remanente dado.

A partir de ahí, muy poco tiempo repartido en muchos días. Batallas y más batallas sin victorias ni derrotas, sin princesas ni canallas. La palabra en una esfera de por qué no te largas y aunque puedas, no te quedas, ni respiras, ni me embargas.

Final imposible, hecho inexplicable y asesino de principios de posibles conmutables.

Llegó el terror y tras dejar su hedor, me pregunto si la fragancia de las flores podrán ganar o no.

Tanto tiempo esperando algo que se pinto en invisible y es muy difícil buscarlo. Sólo tu tienes la llave de sinceridad, las gafas que me ayudaran a mirar, en vez pasar y no entender nada. Ver donde se acuesta la aguja y marcar por peso la balanza que cegó a la justicia.

Fdo: Udánimo

No hay comentarios:

Publicar un comentario