lunes, 12 de diciembre de 2011

Reflejo

En un espejo me miro
y me veo a mi mismo.
Loco,
espantado de siempre...
distinto...

Mago, hechicero
e ilusionista,
al tiempo mismo.

Cazador de almas
vagantes,
Espantapajaros fiel
del querido destino.

Protagonizo novelas con un
papel por todos perseguido.
Huyo de la oguera
que me calma, ayuda
y tranquiliza mi sino.

Valiente de todo,
cobarde querido,
que aplaca la voz
del verdadero deseo,
y lo maltrata cual
capricho.

Con voz arrogante,
de tranquilizador tono.
Entono este canto,
a mi eterno abandono.

Adios mundo distinto,
instinto de mi desgano
y de pino en lugar quinto.


Fdo:Udánimo

No hay comentarios:

Publicar un comentario