miércoles, 14 de diciembre de 2011

Locura

Estado mental de valor incalculable, pero de insoportable amargura.
¿Es posible que los deseos se enfrasquen en cruentas luchas tan absurdas como el sentir sufrimiento?
Y es que no se sufre, se aprende. Es el lastre que te enriquece, mantiene sano y hace mas fuerte. Existen tantas formas de vivir momentos, como protagonistas usando sus mentes.
El viento se lleva las palabras, en el muro se chocan y recrudecen. Su valor queda ligado a la interpretación del presente. Unos las leen atentos, otros las guardan y reorganizan, formulando, para entonces, la frase que precisan.
Nadie dijo que miente, solo valoran de forma diferente. La levedad de lo absurdo, te castiga muy fuerte. Hacer lo que quieres, no es hacer lo que necesitas y necesitas sentir que lo quieres. Inestimable incongruencia que te hiere, te trastorna y te destrona pasando de emperador a pelele.
Una cosa te dictan, otra cosa se siente. ¿Locura? No lo creo. Pues un loco poco miente. Cuando miente, no es locura sino miedo lo que siente y no es este su sino, sino más bien del demente.
Demencia no es locura, pues agrava con problemas el edicto que no lema, del buen loco creyente.
Nadie dijo que esto dure para siempre, pues perpetuo solo existe y tan solo para algunos, la muerte. La verdad es cambiante y cuando cambia empeora y solo es posible mejora, en el momento que pienses que por obligación hay cambio, pues sino seguro te aogas.
A la septima vida del gato. Completó el minuto el tambor, que disparó sin temor y sin saber si falló, pues en el juego de la ruleta, algún disparo estalló.

Mensaje de plomo...
Barcaza valiente
que sin saber como,
ni sin quererlo pretende,
empapó a sus marineros,
que cantantes alegres,
ponen el tono,
que todo escrito,
para mi insuficiente,
sienpre remito,
al sentir del oyente.


Fdo:Udánimo 

No hay comentarios:

Publicar un comentario