sábado, 12 de noviembre de 2011

Madre

Pendiente de mirarte.
Pendiente de sentirte.
Pendiente de rodear
tu cuello con mis brazos,
fuendiendome en el crisol
del amor apasionado.
Te pido explicaciones,
de porque si te maltrato
al revelarme ajitando
mis piernas en tu regazo,
me otorgas el sufrimiento
para ti indeseado
de vagar llorando
hasta encontrar a la madre
que nunca me ha enjendrado.



Fdo: Udánimo

No hay comentarios:

Publicar un comentario