martes, 17 de mayo de 2011

El tiempo

Curiosa sensación de transcurso entre dos puntos vividos. Su longitud variable es solo truncada por la obligación del ser humano por controlarlo todo y ponerle unos límites teóricos marcados por el segundero.
Como magnitud física nadie se pone de acuerdo, ni la constante universal "c", ni teoria de cuerdas ni nada que dentro del espacio-tiempo nos haga entenderlo como un algo que abarca la totalidad. Es algo difícil y que aun sin explicación posible intentamos definir sin éxito alguno, tal vez la velocidad del tiempo no tiene sentido alguno y nos lo inventamos.
Abandonando este mundo científico carente de importancia emocional, el tiempo tampoco queda muy claro. Solo sabemos que queremos que no pase cuando este fluye rápido y que nos empeñamos en acelerarlo cuando se mantiene estático.
Raras veces intuimos su presencia, pero este se encuentra presente, agazapado, esperando a que tu preciosa biografía se torne oscura y pase a protagonizar algo que te pertenece y en donde no esta invitado. Cuando eso ocurre los segundos transcurren como horas y los días no parecen malgastados.
Con todo esto quiero pensar que cuando desprecio los días y no me doy cuenta que han pasado me detengo a recordar los momentos parecen eternos de placer ya transcurridos en una hermosa definición de pasado.
Solo espero que cuando continúe escribiendo el guión maneja mis próximos momentos, el tiempo me haga malgastar libretos tras libretos de emociones hilarantes que hagan que viva muy poco tiempo durante muchos años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario